Ir al contenido principal

Compartimos nota de periódico Diario de Puerto Rico

La noche de la ceremonia se pondrán a la venta los libros premiados en 2012: la novela Dicen que los dormidos de Sergio C. Gutiérrez, el cuento Ciencia imperfecta de Janette Becerra y el poemario Hemisferio de la sombra de Ángel Antonio Ruiz Laboy.
 
“En todos los países, el certamen literario es ocasión de celebrar el talento de nuestros escritores. Lo importante no es ganar, si no haber sido leído por un jurado especialista en literatura cuya opinión puede impulsar la carrera de poetas, narradores y ensayistas. Aquí se compite para obtener el sello de calidad de una obra literaria bien pensada y expresada” comenta Lilliana Ramos Collado, directora ejecutiva del ICP.
 
“Este año tenemos una novedad importante: por primera vez, de manera independiente, el ICP convoca a escritores de literatura juvenil a someter sus manuscritos para premiación. Nuestro compromiso con fomentar la lectura y la escritura debe comenzar con los más jóvenes. Queremos continuar aportando a nuestro acervo literario, promoviendo con estos premios la escritura dirigida a puertorriqueños y puertorriqueñas de todas las edades” señaló Ángel Antonio Ruiz Laboy, director de la Oficina de Publicaciones y Grabaciones del ICP.
 
Los autores premiados este año se unirán a otras importantes voces de nuestra literatura nacional que conforman el selecto grupo de autores premiados por el ICP, entre ellos: Rosa Vanessa Otero, Hjalmar Flax, Joserramón Meléndes, Javier Ávila y Nelson E. Vera.
Esa noche abrirá oficialmente la convocatoria correspondiente a los Premios de Literatura del 2014.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Local, de Joel Cintrón Arbassetti

"Félix está detrás de la barra enmarcada por un cuadro de madera decorado con luces de Navidad y un sinnúmero de objetos encontrados. Sobre su cabeza, en la pared del fondo, una exposición de vinilos de bandas locales […] y uno de una banda punk dominicana […]. Las listas de canciones que se han tocado en El Local están pegadas una encima de otra sobre la misma pared, papeles escritos a mano por los integrantes de las bandas, garabatos con nombre y orden de canciones, registro abultado de repertorios que se repiten y otros que fueron escuchados solo una vez, interpretados por bandas que ya no existen, que nunca grabaron y otras que todavía tocan y siguen siendo felizmente invisibles. Al lado cuelgan, como en un tendedero de ropa, los permisos de Hacienda y de los diferentes aparatos burocráticos del Estado."
Sobre el autor:

Joel Cintrón Arbasetti Es periodista desde el año 2006. Ha escrito para su blog Post-Data, la revista Noctámbulo, el semanario Claridad, el zine El Rehén,…

Jadeante y sudorosa: crónicas sobre escribir y correr de Mayra Santos-Febres

"Ya voy por la Puerta de San Juan. Agarro la bajadita que me conducirá al otro lado de las murallas. Más adelante, un cuerpo oscuro también corre. Tengo doce años, intento alcanzar a mi padre. Él va al frente a paso corto, entrena. Yo lo sigo. Me ahogo. Quiero llamarlo, pero no puedo. No tengo resistencia. Él corre más rápido que yo. Tiene las piernas más largas, es más ágil. Al fin y al cabo tan solo soy una niña asmática y torpe, con unos grandes lentes de miope, a quien le encanta leer libros y escribir poemas de amor a muchachos que ni la notan. […]Ya no soy la niña ni la adolescente ansiosa. Soy la mujer. Cuarenta y dos años, y ahora es cuando se manifiesta mi fuerza. Soy la paridora, la que escribe, la que se suda, la que corre en las mañanas; toda una dama Geritol. No soy la vieja. No me toca todavía. La bestia tiembla contra los adoquines, contenida entre el mar, mi carne y la muralla. La bestia ondula entre mis muslos, me alza las nalgas firmes. La bestia es el roce y el…

Nuevo libro: Composiciones originales para guitarra clásica de Leonardo Egúrbida Avilés

Este libro es la recopilación de un grupo de composiciones del maestro Leonardo Egúrbida.  En ella se recogen diferentes géneros: danza puertorriqueña, habanera, canción de arte, estudio (siguiendo la tradición de los siglos XIX y XX), trémolo y capricho. Las obras están escritas para una, dos o tres guitarras, para voz y guitarra o para mandolina y guitarra. A través de todas se aprecia la exquisita vena lírica del compositor y su dominio de los recursos sonoros y técnicos de la guitarra y de la composición.