Ir al contenido principal

Nuevas publicaciones ICP


El narrador recrea de manera singular una miríada de mundos alternos, distopías y ucronías cual navaja de Ockham, con claras influencias de la ciencia ficción, la literatura fantástica y el realismo sucio. Para ello, nos permite atisbar desde la ventana escénica la vanguardia más extrema e hiperreal de la literatura puertorriqueña de tiempos actuales, con una manifiesta muestra de perturbadora hibridez. Los cuentos de Desongberd se escudan en la mejor tradición del cómic, la novela gráfica y la cinematografía HD. Además, compiten con un universo apalabrado y metaforizado por lo onírico. Toda la prosa del corpus se muestra en vez de ser dicha; hay rupturas de fondo y forma, alternalidades, rescate de la otredad, transgresiones y denuncias filosóficas, como las demostradas cuando toca la temática de las masacres históricas de Nanking, o del holocausto alemán, o como cuando invierte la lógica opresora de las diferentes épocas esclavistas que han demarcado a la humanidad. Desongberd intercala una atípica erudición que intertextualiza con la Ilíada, la Biblia y el Gilgamesh y se extasía en una artesanía del lenguaje concreto y del lenguaje semiótico. 




En el marco de cada uno de los breves capítulos de El imperialista ausente, el lector transita un espacio plástico donde aparecen personajes inmersos en complejas reflexiones en torno a la historia de la que forman parte. Desde las primeras líneas del texto, el autor intercala su obra con la del pintor puertorriqueño Nick Quijano, imbricándola con el trópico imperfecto, esquivo y al mismo tiempo sublime que caracteriza la obra plástica de éste. Así, la historia de un escritor que resiente y reflexiona sobre la ausencia de su padre, guionista de Hollywood, a través de las artes, se transforma en un lienzo dentro de un lienzo que fusiona el contexto puertorriqueño con una mirada cosmopolita del mundo y la sociedad. Entre sus páginas, el autor explora las disyuntivas estilísticas entre el novelista "literario" y el novelista comercial, y la relación entre el individuo y la comunidad a la que pertenece, otorgándole a la novela una dimensión sociopolítica.

El imperialista ausente viene a complementar el panorama actual de la literatura puertorriqueña, uniéndose al giro hacia la novela ambiciosa que en los pasados años ha resurgido en una novela como Barataria de Juan López Bauzá y, a un nivel internacional, en las obras del novelista mexicano Juan Villoro y el español Javier Marías.



Este ensayo hilvana un marco teórico que toca las raíces de la dramaturgia isleña comenzando con una aguda crítica al discurso oficial de la Generación del 30 en Puerto Rico. El autor desmitifica la metáfora de la "ciudad letrada" fundada por Pedreira en Insularismo, y retoma el cuestionamiento del discurso de "la gran familia" puertorriqueña". El manuscrito predica la existencia de una marginalidad literaria que ha afectado la lectura de los dramaturgos: Myrna Casas, Lydia Milagros González, Víctor Fragoso, Antonio Pantojas, Zora Moreno, Abniel Marat y Oscar Giner.

El texto presenta una mirada crítica a los discursos absurdos, experimentales, sexuales y políticos que permean el teatro contemporáneo e invita al análisis de la relación histórica entre la dramaturgia boricua producida tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico.




Goza de una unidad sin fisuras. Es muestra de una escritura disciplinada suspendida en su tono, centrada en la economía y manejo de un lenguaje, que aunque aparenta recrearse en la simpleza, se descubre en una profunda necesidad de comunicar una incertidumbre que no pasa desapercibida. Más que un poemario, es un poema compuesto de instantáneas emotivas que relatan una interminable despedidad amorosa que se abalanza en pequeñas dosis hacia la mirada inquisidora del lector. Son sus diálogos con la trama del vacío lo que nos compromete como lectores a chocarnos con el desencuentro del hablante poético, y evidenciar el desahucio cotidiano de su realidad. Sus micro poemas son bocados de concentrada belleza cuya simulada sencillez reduce la poesía a su desnudez esencial a través de diestras evocaciones y juegos de palabras. Este libro posee ingenio y sabiduría. La voz hablante dice: hoy se me ha hecho un nudo en los ojos. En los ojos del lector, también se hará.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Local, de Joel Cintrón Arbassetti

"Félix está detrás de la barra enmarcada por un cuadro de madera decorado con luces de Navidad y un sinnúmero de objetos encontrados. Sobre su cabeza, en la pared del fondo, una exposición de vinilos de bandas locales […] y uno de una banda punk dominicana […]. Las listas de canciones que se han tocado en El Local están pegadas una encima de otra sobre la misma pared, papeles escritos a mano por los integrantes de las bandas, garabatos con nombre y orden de canciones, registro abultado de repertorios que se repiten y otros que fueron escuchados solo una vez, interpretados por bandas que ya no existen, que nunca grabaron y otras que todavía tocan y siguen siendo felizmente invisibles. Al lado cuelgan, como en un tendedero de ropa, los permisos de Hacienda y de los diferentes aparatos burocráticos del Estado."
Sobre el autor:

Joel Cintrón Arbasetti Es periodista desde el año 2006. Ha escrito para su blog Post-Data, la revista Noctámbulo, el semanario Claridad, el zine El Rehén,…

Jadeante y sudorosa: crónicas sobre escribir y correr de Mayra Santos-Febres

"Ya voy por la Puerta de San Juan. Agarro la bajadita que me conducirá al otro lado de las murallas. Más adelante, un cuerpo oscuro también corre. Tengo doce años, intento alcanzar a mi padre. Él va al frente a paso corto, entrena. Yo lo sigo. Me ahogo. Quiero llamarlo, pero no puedo. No tengo resistencia. Él corre más rápido que yo. Tiene las piernas más largas, es más ágil. Al fin y al cabo tan solo soy una niña asmática y torpe, con unos grandes lentes de miope, a quien le encanta leer libros y escribir poemas de amor a muchachos que ni la notan. […]Ya no soy la niña ni la adolescente ansiosa. Soy la mujer. Cuarenta y dos años, y ahora es cuando se manifiesta mi fuerza. Soy la paridora, la que escribe, la que se suda, la que corre en las mañanas; toda una dama Geritol. No soy la vieja. No me toca todavía. La bestia tiembla contra los adoquines, contenida entre el mar, mi carne y la muralla. La bestia ondula entre mis muslos, me alza las nalgas firmes. La bestia es el roce y el…

Nuevo libro: Composiciones originales para guitarra clásica de Leonardo Egúrbida Avilés

Este libro es la recopilación de un grupo de composiciones del maestro Leonardo Egúrbida.  En ella se recogen diferentes géneros: danza puertorriqueña, habanera, canción de arte, estudio (siguiendo la tradición de los siglos XIX y XX), trémolo y capricho. Las obras están escritas para una, dos o tres guitarras, para voz y guitarra o para mandolina y guitarra. A través de todas se aprecia la exquisita vena lírica del compositor y su dominio de los recursos sonoros y técnicos de la guitarra y de la composición.